miércoles, 6 de julio de 2016

Restaurante Hacienda Las Beatillas



--Recientemente rehabilitada para su uso y disfrute, Hacienda las Beatillas es una antigua casa de labranza que guarda entre sus paredes una remota vida monástica. Desde que el pasado Agosto del 2001 se inauguró, acoge al visitante en sus bellos salones, decorados minuciosamente, y en sus excelentes patios con vistas a toda la Bahía de Cádiz y la campiña jerezana, elementos que son capaces de trasladarnos a otra época.

Más de treinta años de experiencia avalan este nuevo proyecto que el Grupo Jale ha puesto en marcha en El Puerto de Santa María.

Hacienda Las Beatillas cuenta con cafetería, restaurante y unas magnificas instalaciones con capacidad hasta 1.000 personas para Congresos, conferencias e incentivos, así como todo tipo de celebraciones, bodas, bautizos, comuniones....

Hacienda Las Beatillas se encuentra situada en un lugar estratégico de la Bahía de Cádiz, en la Sierra de San Cristóbal el Puerto de Santa María. A tan sólo a 15 minutos del aeropuerto de Jerez de la Frontera, a 60 minutos del aeropuerto de Sevilla y a 20 minutos del puerto internacional de Cádiz.

Más de treinta años de experiencia avalan este nuevo proyecto que el Grupo Jale ha puesto en marcha en El Puerto de Santa María.--


Así publicitaba el grupo Jale su recién externado complejo hotelero en su página de facebook. Con mucha ilusión intentaron sacar adelante una obra ilegal, lo que no se imaginaban es que el éxito les duraría muy poco.



El Supremo ordena derribar Las Beatillas

--La constructora levantó en terrenos de la sierra de San Cristóbal, que el Plan General de Ordenación Urbana definía como espacios libres, un palacio de congresos, un restaurante, cinco pistas deportivas, vestuarios, aparcamientos y un parque infantil, entre otras instalaciones.-- 

La empresa Jale resistió hasta quedarse sin vías legales para evitar el derribo en el año 2011. A mediados de Marzo de ese mismo año se subastó más del 90% de los bienes del inmueble, dejando el edificio en gran parte vacío, quedándose solo en compañía de algunos muebles, decoraciones, objetos y papeles.



Antes de la intervención de la empresa, ocupaba el lugar el antiguo Cortijo de las Beatillas, datado del año 1718 y de posible origen conventual. La fecha puede verse en el antiguo reloj de sol conservado tras la restauración.



Aquí os dejamos las únicas fotos conservadas del antiguo cortijo que se pueden encontrar en Internet.







En esta pintura se puede apreciar el cortijo.



Antes de la orden de cierre, los AJENP pasábamos junto a aquel edificio enorme y llamativo imperando aquella colina a las afueras de nuestra ciudad. Ya sobre los años 2007-2008 estaba extrañamente vacío y sin apenas actividad y sospechábamos su trágico final. Muertos de curiosidad, muchas veces hablábamos de que si eso pasaba podríamos investigarlo al fin.



Ajenos a la noticia de su cierre en 2011, a principios del 2013 volvimos a pasar junto a él en una de nuestras investigaciones. Para nuestra sorpresa, la enorme vaya de hierro que impedía el acceso a la hacienda estaba abierta de par en par. Olvidando nuestra investigación nos adentramos en el después de años de espera.



Su fuente central ya no estaba, habiendo muebles y papeles desperdigados de cualquier manera por el lugar.





Arriba de la torre se encontraba la habitación Buenavista, que daba a las personas que se alojaran allí una de las mejores vistas del Puerto de Santa María sobre todo por la noche.









Aquí se pueden ver los aparcamientos en la parte trasera del edificio:



En dicha habitación ya no quedaba nada. Solo unas escaleras laterales de madera que llevaban a otra habitación igual de vacía.







Desde aquí podemos ver el antiguo restaurante Las Cerchas el cual no es ni la sombra de lo que era hace unos años.















En el segundo patio encontramos unas escaleras que llevan a la pequeña bodega de las Beatillas, actualmente casi inaccesible.







Seguimos mostrándoos el edificio.









Os presentamos el antiguo salón de actos.











La cocina del restaurante.



Junto a la cocina hay una escalera interior que conecta la azotea, la planta baja y el sótano del edificio, seguramente solo la podía utilizar el personal de las Beatillas.



Junto a ella había un ascensor, del que hoy solo se conserva el hueco vacío. Han arrancado las puertas y se lo han llevado... La verdad no sabemos cómo.



La azotea es el mirador de la Bahía, desde el cual se puede ver todo el Puerto.



Las mejores vistas se pueden apreciar de noche.



Parte trasera del edificio.





Ahora nos dirigimos hacia el sótano.





Han desvalijado tanto el edificio que en la actualidad las escaleras que veis en las fotos son unos peligrosos peldaños destrozados y llenos de escombros sin ningún agarre que de seguridad al bajar. De los ascensores ya no queda nada, ni tampoco de todas las cosas que había guardadas en el sótano y los almacenes.



Antigua habitación frigorífica.











Para escuchar a Kárajan durante días...







Nos vamos despidiendo de las Beatillas conforme el sol se va escondiendo ya que no podremos hacer buenas fotos.





Cuidado con los días que visitáis esta hacienda abandonada... Normalmente ahora ya no hay nadie en recepción, ni en ningún lugar de sus destrozados muros, pero algunas noches os podéis encontrar con alguna sorpresa ya que se encuentra a las afueras y a veces hay personas que van por asunto de drogas y no son muy amigables...



Respecto a espíritus... ¿Quien sabe? En el 2018 este antiguo cortijo reformado cumplirá su 300 cumpleaños si no lo derriban antes. Monjes, agricultores y trabajadores han vivido en este lugar.



Sin tener en cuenta algunos altercados violentos sucedidos en sus pasillos después de su abandono.



Sin duda un lugar encantador para visitar de día y terrorífico y peligroso para investigar de noche.



Vídeo de la investigación:


Vídeo presentación de la casa:



Esperamos que os haya gustado.




No hay comentarios: